lunes, 2 de octubre de 2006

OCTUBRE 2006. INICIO. En las hermosas playas de Cancún, Celeste De la Vega vive un romance singular con el apuesto Mauricio, con quien está comprometida y a quien ama con pasión y devoción sin sospechar que él está interesado en ella solo por beneficio económico, pues su situación económica cada vez es peor y teme a quedar arruinado si no se casa con ella lo más pronto posible. Para ello ha arreglado un jugoso contrato matrimonial con Paulina, la madre de Celeste, quien vive amargada por el recuerdo de un amor del pasado al que se niega a olvidar a pesar que Felisa, su fiel nana, trata de convencerla de que lo mejor es dejar el pasado en el olvido pero la mujer tiene la ferviente corazonada de que ese hombre del pasado volverá a ella.

Celeste tiene una excelente relación con Brisa, su hermana menor, a quien le cuenta todo cuanto puede del amor que siente hacia Mauricio. Celeste ignora que su hermana, aunque la quiere, guarda un secreto que la dañaría.

Mauricio tiene un altercado con unos delincuentes a los que debe dinero. Les jura que en cuanto se case les pagará todo cuanto les debe.

En la alberca de la enorme mansión de la familia De la Vega, Brisa se atormenta pues teme a que Celeste, su hermana mayor, se entere del romance que existe entre ella y Mauricio.

En la alberca de la enorme mansión de la familia De la Vega, Brisa se atormenta pues teme a que Celeste, su hermana mayor, se entere del romance que existe entre ella y Mauricio.

Paulina, la sensual y frívola amdre de Celeste y Brisa, tiene una fuerte discusión con Rafael, su esposo, quién no acepta que despues de tantos años Paulina no pueda olvidar al hombre que alguna vez la dejó plantada en el altar. Paulina sale furiosa del lugar.

Celeste y Mauricio llegan a la mansión y se reúnen en la alberca con Brisa. Mauricio se desnuda quedando en traje de baño para meterse a nadar mientras que Celeste los deja solos, amrchándose a ponerse un traje de baño. Es entonces cuando Mauricio y Brisa se besan en la alberca, apasionados. Mauricio le pide a Brisa que por la noche se vean en el departamento de él, pues deben disfrutar de los últimos días que le quedan como soltero.

Celeste se topa con Rafael, quien le asegura que cada día siente que Paulina lo ama menos. Celeste le pide a su padre que no se aflija pues él bien sabe lo frívola que Paulina es.

En una casa lujosa, Carmen habla con su hija Karina, a quien le confiesa lamentar que Rafael, su hermano, se haya casado con Paulina pues es muy infeliz a su lado. Karina le pregunta a su madre porqué si si tío Rafael sabía cómo es Paulina, se casó con ella. Carmen prefiere no hablar de ese secreto que celosa le guarda a su hermano.

Paulina decide salir de la mansión pues está furiosa. Se lleva una sorpresa al dirigirse a la alberca y descubrir a Mauricio y Bisa besándose, sin embargo decide restringirse a observarlos en vez de interrumpirlos.

Celeste se pone un traje de baño y sueña con su boda sin embargo se pregunta si eso es lo que quiere hacer o si en verdad el verdadero hombre de su vida aún esté a punto de llegar.

Eduardo ha llegado a Puerto Aventura y lo primero que hace es ir a la playa con su amigo Fabián y mojarse, alegre. Eduardo le confiesa a Fabián que espera encontrar en Puerto Alegría a la mujer de sus sueños.

Celeste se reune con Brisa y mauricio, al que besa. Le asegura a Brisa que si no se apura a conseguirse un novio se quedará soltera. Brisa asegura que ella no necesita novio, pero que la idea de tener un amante le sienta muy bien. Mauricio ríe, intrigando a Celeste.

Paulina se pregunta qué es lo que Mauricio planea jugando con sus hijas. Está dispuesta a averiguarlo.

La noche cae y Celeste se reune en un restaurante a la orilla del mar con Karina, su prima y mejor amiga, quien le pide a Celeste que antes de casarse con mauricio lo investigue pues nadie en Puerto Alegría lo conoce.

Brisa se revuelca en la cama con Mauricio, a quien le pide que se olvide de Celeste y no se case. Mauricio ríe burlonamente y le asegura a Brisa que su ilusión no es ser el esposo de Celeste, si no ser el primer hombre con el que ella esté en la intimidad.

Celeste y Karina conocen a Eduardo y Fabián. Eduardo queda maravillado con la belleza de Celeste, a la cual invita a salir. Celeste se resiste.

Rafael habla con Carmen, a la que le dice que ya es imposible vivir al lado de Paulina.

Paulina contempla la fotografía del hombre que hace años la abandonó en el altar. Llora preguntándose porque ese amor fue imposible para ella.

En casa, Celeste sueña con ser la mujer de Mauricio. De pronto piensa en Eduardo.

Brisa llega a casa casi al amanecer. Es sorprendida por Paulina, quien la abofetéa y le asegura que sabe de donde viene. Brisa se sorprende por las palabras de su madre.

En su oficina, Rafael se reúne con su cuñado Octavio, al que le asegura que con la inauguración del nuevo hotel sus capitales aumentarán y en Puerto Aventura habrán más casinos en los cuales divertirse.

Mauricio y Celeste andan en la alberca de la mansión y son vistos por Brisa, quien jura que no se casarán y que eso corre por su cuenta.

Eduardo se presenta en la oficina de Octavio, quien le asegura que el hotel a punto de abrirse lo ha estado esperando. Eduardo será el administrador del hotel.

Karina se encuentra con Fabián, quien le pide que lo acompañe a comer y a hacer un recorrido por Puerto Aventura. Ella acepta y lo acompaña entusiasmada.

Paulina descubre a Brisa espiando a Celeste y Mauricio por lo que le exige que arranque de su corazón el amor tan sucio que siente hacia el prometido de su hermana. Brisa le promete a Paulina que Celeste y Mauricio no se casarán.

Eduardo está felíz en Puerto Aventura y se pregunta en donde vivirá Celeste. Es visto desde lo lejos por Cristal, una hermosa y sensual mujer del puerto, la cuál se acerca a él y se presenta, asegurándole que sabe que es nuevo en el puerto y desea ser su amiga.

Fabián le cuenta a karina que Eduardo está interesado en Celeste. Karina le dice a su amigo sobre la futura boda de Celeste con Mauricio, al cuál ella no le tiene confianza.

Paulina le asegura a rafael que a pesar de lo que él le diga, ella jamás dejará de sentir amor por el hombre que hace años la abandonó en el altar, pues ha sido el único que la ha hecho sentir mujer de verdad.

Fabian deja a Karina en una calle y ella camina. Se sorprende al ver entrar a Mauricio en su departamento con otra mujer por lo que de inmediato le llama a Celeste para decírselo quién asegura que quizás es una de las organizadoras de la boda. Karina le asegura que que se llevará una enorme sorpresa. Celeste sale de casa de inmediato.

Cristal se siente atraída a Eduardo y considera conquistarlo.

Eduardo no deja de pensar en Celeste y promete que la conquistará pues ya le ha robado el corazón. Fabián le hace saber que Celeste está comprometida, desilusionándolo.

Fabian deja a Karina en una calle y ella camina. Se sorprende al ver entrar a Mauricio en su departamento con otra mujer por lo que de inmediato le llama a Celeste para decírselo quién asegura que quizás es una de las organizadoras de la boda. Karina le asegura que que se llevará una enorme sorpresa. Celeste sale de casa de inmediato.

Cristal se siente atraída a Eduardo y considera conquistarlo pero Eduardo no deja de pensar en Celeste y promete que la conquistará pues ya le ha robado el corazón. Fabián le hace saber que Celeste está comprometida, desilusionándolo.

Brisa hace el amor con Mauricio, quien la fornica de manera brutal. Son descubiertos por Celeste, quién no puede creer lo que está viendo. Reacciona y sale corriendo del lugar, siendo atropellada por un automóvil. Brisa sale del departamento y se impacta al encontrar a su hermana desangrada sobre el pavimento. Se culpa por lo que ha sucedido y entra en estado de histeria. Mauricio trata de calmarla.

Paulina y rafael se toman un aperitivo esperando la hora de cenar. El telefono suena y Felisa, la sirvienta, les dice que llaman del hospital. Se sorprenden al saber que Celeste ha sufrido un accidente por lo que de inmediato salen en su búsqueda. Al llegar Paulina le exige a Brisa que le diga qué fue lo que sucedió. Brisa lo confiesa todo y Lorena la agarra a agresivas cachetadas y jalones asegurándole que no es nada más que una golfa y que su destino no es mas que ser la prostituta de los de su clase. Rafael le pide a Paulina que se calme y Paulina asegura que le da vergüenza tener una hija que se comporta como una mujerzuela. Mauricio aparece en ese momento y Paulina le exige que se largue.

Por medio del periódico Eduardo y Fabián se enteran de lo sucedido a Celeste por lo que acuden al hospital a verla. Alli conocen a Mauricio, quién se encuentra furioso por no poder ver a Celeste, quien recupera la razón y siente un enorme vacío por lo que llora.

Brisa se atormenta por lo que ha hecho y considera bueno hablar con Mauricio.

Karina aparece ante Mauricio y lo abofetea asegurándole que se arrepentirá de lo que le ha hecho a Celeste. Mauricio se retira del hospital.

Paulina se opone a que Eduardo vea a Celeste y le pide que se marche pero Eduardo es insistente por lo que Rafael le permite verla. Celeste llora ante Eduardo asegurándole que se siente perdida pues el hombre al que ama la ha engañado. Eduardo le promete que él jamás se separará de ella.

En su departamento, Cristal solo piensa en Eduardo, al que se propone conquistar, cosa que no hizo con Mauricio de la Mata, y por lo que odia a Celeste De la Vega.

Brisa aparece en el departamento de Mauricio, al que le pide que la ayude pues no sabe qué hacer. Mauricio le exige a Brisa que no lo vuelva a buscar pues él no desea tener más nada que ver con ella, la cuál solo fue una aventura, un juego, pues en el fondo ella siempre le inspiró asco por sus dotes de mujerzuela. Briza no puede soportar lo que escucha, suelta en llanto y le jura al mal hombre que él jamás se librará de ella. Se marcha y Mauricio, furioso, rompe todo a su paso y jura que no perderá a Celeste.El doctor Bulas da de alta a Celeste y le exige reposo para recuperarse pronto, pero Celeste solo se atormenta al recordar a cada instante la escena entre Mauricio y Brisa, su hermana.

Paulina se niega a decirle a Rafael que fue lo que en realidad sucedió antes de que Celeste sufriera el accidente pero el hombre cree que Mauricio tuvo algo que ver.

Cristal visita a Mauricio para decirle que está enterada de lo sucedido a Celeste. Mauricio le dice que quizás no se case con la mujer más codiciada del puerto. Cristal le asegura que ella está dispuesta a ser suya si él se lo pide. Mauricio solo se burla de ella. El timbre suena y Mauricio abre. ¡Es Rafael! ¡Quien le exige que le diga qué ocurrió antes del accidente de Celeste! Mauricio, con engañifas, le hace saber a Rafael que Celeste y él discutieron y ella salió alterada del lugar.

Brisa hace un recorrido por la playa sintiéndose culpable de lo sucedido a su hermana por lo que al llegar al faro, sube y se arroja a la profundidad ¡quitándose la vida!

Celeste, instalada en casa, habla con Karina, a quien le asegura que jamás olvidará lo que vio. Karina le asegura que ha sido mejor descubrir a tiempo qué clase de personas son Mauricio y Brisa.

Brisa es encontrada inconsciente por unos lancheros y es llevada a la Cruz Roja, donde confiesa quién es.Paulina es la que recibe la noticia de lo sucedido y de inmediato acude al lugar donde le asegura a Brisa que no es mas que una estúpida y que quizás lo mejor que pudo haber sucedido fue que en verdad desapareciera y nunca la hubieran encontrado. Brisa asegura sentirse arrepentida de lo que hizo pero Paulina no le cree.

Eduardo visita a Celeste en su casa y se sorprende al evr el mundo tan sofisticado en el que la joven mujer vive. Celeste le agradece su compañía.

Cristal está segura de que Mauricio no regresará con Celeste por lo que nuevamente tratará de conquistarlo aunque también está interesada en Eduardo.

Paulina le cuenta a Rafael lo que Brisa ha hecho. Lorena los escucha accidentalmente y se alarma por su hermana. Rafael le pide que se calme mientras que Paulina asegura que Brisa lo único que ha llevado a la vida de todos han sido problemas. Culpa a Rafael de haber querido tener otra hija.

Sola en la cruz roja, Brisa sufre por la culpa que siente. Mauricio aparece y solamente se burla de ella, confesándole que si desea morir nuevamente él puede ayudarla.

Cristal invita a Eduardo a su casa. El se niega asegurando que debe comenzar a trabajar en el hotel. Cristal insiste pero Eduardo se niega rotundamente.

Brisa regresa a casa y se encierra en su habitación. Paulina le asegura que nadie le rogará que salga y Rafael la culpa por lo que les sucede a sus hijas, asegurándole que si no viviera obsesionada por un amor del pasado las cosas serían diferentes. Paulina jura que ella ha sido buena madre, pero que Brisa es incorregible.

Celeste se presenta ante Brisa, quién llora y le pide perdón, asegurándole que las dos fueron víctimas de él. Celeste le asegura a su hermana que volverán a ser amigas sólo si ella le promete que no volverá a ver a Mauricio. Brisa lo promete mintiendo, pues ¡ella desea ser amada por el prometido de su hermana!

Mauricio no está dispuesto a perder a Celeste por lo que piensa que sid esaparece un tiempo entonces será más fácil regresar y reconquistarla.

Celeste camina por la playa admirando la puesta de sol. Se siente sobre la arena y llora por su frustración. Repentinamente siente la presencia de alguien y al voltear se encuentra con un apuesto hombre maduro que le pregunta porqué llora de esa manera siendo tan hermosa. Él se presenta como Adolfo Rossano. Celeste le asegura ser desdichada por lo que ha sucedido con Mauricio. Le cuenta todo y Adolfo le asegura que entonces debe sentirse feliz pues no se casará con un hombre que no vale la pena.

Paulina observa la foto del hombre al que ama. Es interrumpida por Felisa, su nana, quien le asegura que es imposible que quiera revivir el pasado.

Rafael habla con Eduardo y le agradece las atenciones que ha tenido con su hija así como su desempeño en la administración del hotel, el cuál se inaugurará en unos días.

Brisa sale de su habitación y se zambulle en la piscina. Piensa bien als cosas y reacciona: En vez de sufrir y lamentarse, debe concentrarse en recuperar el amor de Mauricio.

Mauricio fornica con Cristal, la cual se siente enamorada pero también muy atraída hacia Eduardo.

Rafael acude con el doctor Bulas a una revisión. Bulas le asegura que está gravemente enfermo y que necesita operarse lo más pronto posible. Rafael le cuenta a Paulina sobre su enfermedad y ella le pide que vayan a Houston y se atienda allí pero Rafael teme abandonar a sus hijas en el estado en que se encuentran y descuidar la inauguración del nuevo hotel.

Karina se reune con Fabián y le cuenta todo lo que sabe de la situación de Brisa y Celeste.

La noche es húmeda y Adolfo, recorriendo la playa, no deja de pensar en Celeste, quién llega a casa y es sorprendida por Paulina, a la que le asegura que se olvidará de Mauricio y que hará de cuenta como si nada hubiera apsado. Paulina felicita a su hija asegurándole que es lo mejor que puede hacer. Son espiadas por Brisa, quien considera que ahora sí Mauricio será nada más para ella, por lo que ha triunfado sobre Celeste... 

Celeste le cuenta a Karina que Adolfo es un hombre que la hace sentir segura pero es mayor y teme enamorarse de él. Karina le aconseja que se deje guiar por el corazón.

Brisa aparece ante Mauricio y le pide que reanuden su relación epro Mauricio la rechaza asegurándole que el solamente puede amar a Lorena por lo que el odio de Brisa hacia su hermana se acrescenta.

Felisa le aconseja a Rafael que se haga los estudios necesarios pues no debe dejarse morir, al menos por amor a sus hijas, por lo que acepta ir a Houston con Paulina.

Celeste y Adolfo se vuelven a ver, ambos sienten una atracción muy fuerte y ella le cuenta que desea encontrar el verdadero amor pero que esta vez debe estar segura de lo que hará antes de tomar decisiones importantes. Son interrumpidos por Eduardo, quien saluda a Celeste muy amistosamente y siente celos, pues teme a que pueda existir algo entre la muchacha y Adolfo Rossano.

NOVIEMBRE 2006. Karina no está segura de querer a Fabián por lo que decide ponerle fin a su relación.

Celeste camina por la playa y es sorprendida por Mauricio el cuál le exige que hablen. Ante la negativa de ella, Mauricio la jalonea y trata de forzarla pero Eduardo lo sorprende y le exige que la deje en paz. Ambos se golpean, alterando a Celeste, la cual llora. Mauricio se aleja y Celeste le agradece a Eduardo el haberla defendido. Eduardo le confiesa estar enamorado de ella. Celeste le suplica que no le hable de amor pero Eduardo es insistente e intenta besarla mas ella sale corriendo, perdiendose entre el agua y la arena.

Octavio y Carmen tienen todo listo para la inauguración del hotel. Rafael les dice que se irá a Houston con Paulina por lo que será Celeste quien esté presente en el evento, donde los hombres no dejan de impresionarse con su belleza.

Brisa vive atormentada y se emborracha en casa. Felisa le pide que busque algo en que entretenerse y deje de atormentarse por un mal hombre que jugó con ella y su hermana pero Brisa estalla asegurando que Celeste es mala y le desea arrebatar todo por lo que tomará represalias por lo que sale huyendo al hotel, donde conoce a Eduardo, el cuál le atrae mucho y al que está dispuesta a conquistar. Karina le cuenta que Eduardo está interesado en Celeste, la cuál se emociona al ver llegar a Adolfo, con el que se porta gentil, despertando los celos de Eduardo, a quien Cristal le asegura que una mujer rica como Celeste jamás pondría los ojos en alguien como él. Eduardo le hace saber a Cristal que él tampoco pondría los ojos en una mujer como ella y que tarde o temprano enamorará a Celeste Lombardo.

En Houston, Paulina no deja de recordar al amor del pasado y llena de frustración se pregunta que haría si lo volviera a ver. Jura que si él la buscara huiría con él, abandonando a su familia.

Brisa asegura que Celeste no puede tenerlo todo por lo que le arrebatará a Eduardo.

Celeste y Adolfo se pierden entre las albercas del hotel. Ambos romancean hasta que él le declara estar profundamente enamorado. Celeste confiesa que ella siente lo mismo y ambos se dan un fuerte beso siendo descubiertos por Eduardo, quien le recuerda a Lorena que ella no deseaba saber de amor. Celeste le pide al muchacho que no se altere pero Eduardo se porta insistente por lo que Adolfo se retira. Celeste aprovecha para decirle a Eduardo que él no es absolutamente nadie para meterse en su vida. Desde lo lejos Cristal se burla de lo sucedido.

Fabián busca a Karina, a la que le pide quie regresen, Karina le confiesa no etsar segura de amarlo pero él insisite por lo que ella decide darle una nueva oportunidad.

Adolfo admira la playa y es interrumpido por Celeste, quien le asegura estar enamorada de él. Ambos se dan un fuerte beso.

Brisa se presenta ante Eduardo y le asegura que ella lo ayudará a enamorar a Celeste. Se muestra tierna ante él y lo invita a su casa.

Cristal está furiosa por el rechazo de Eduardo y llega al departamento de Mauricio a contarle que Celeste tiene una relación con un hombre que podrías ser su padre. Mauricio no muestra preocupación. Besa a la sensual mujer y se la lleva a la cama, donde hacen el amor, por lo que Cristal cree que Mauricio ha caido a sus pies.

Karina busca a Celeste y la sorprende besandose con Adolfo. Celeste presenta a Karina con su nuevo amor.

Carmen habla con Octavio y le asegura que a ella no le gusta la relación entre Karina y Fabián, sin embargo octavio considera que Fabián es un buen chico, aunque a Carmen le importan demasiado los niveles socioeconómicos.

Celeste y Adolfo reciben el amanecer en la playa y despues el la lleva hasta la puerta de su casa. Celeste se siente más enamorada que nunca y al entrar a casa Felisa le pregunta en donde ha estado. Celeste salta de emoción y le cuenta que ama a un hombre maravilloso y que se ha vuelto a enamorar. Felisa cree que Celeste habla de Eduardo.

Mauricio cree que Celeste y Eduardo podrían relacionarse por lo que hace una tregua con Cristal.

En una zona residencial muy elegante Adolfo se instala en un departamento y se tropieza con una hermosa mujer llamada Marina, quien le da la bienvenida a Puerto Celeste. Marina es dueña de una hermosa tienda de compra renta de equipo de surf, en la playa. Llega al lugar y le cuenta a Fabián, su empleado, que ha conocido a un bombón.

Adolfo y Celeste dan un paseo en yate. Ambos hablan del pasado y de sus esperanzas en el futuro. Adolfo le confiesa a celeste que una vez amó con una intensidad muy fuerte pero que la mujer a la que amó lo traicionó. Ambos se besan y él le confiesa a su amada ser dueño de una importante cadena de restaurantes y que abrirá uno en Puerto Celeste.

Paulina y Rafael hablan del pasado y él le asegura a ella que jamás l perdonará su engaño. Paulina le confiesa que ella tampoco se perdonará nunca a sí misma por haberse casado con él.

Marina solo piensa en Adolfo, el hombre al que conoció y con el cuál ha quedado facinada. Es sorprendida por Patricio, su sensual y atractivo hijo, quien le pregunta que sucede. Marina le dice que quizas muy pronto tendrá nuevo papá. Ambos ríen y bromean.

Brisa invita a salir a Eduardo por la noche, asegurandole que llevará a Celeste. Eduardo acepta.

Mauricio recuerda las palabras de Cristal al decirle que Celeste ha encontrado el amor en alguien más y jura que jamás permitirá que Celeste sea feliz con otro hombre.

Celeste y Karina hablan del amor que Celeste siente por Adolfo. Brisa interrumpe y burlonamente le dice a Celeste que solamente espera que Adolfo no le pague igual que Mauricio.

Marina se vuelve a cruzar con Adolfo, quien le pide ayuda para la decoración de su casa por lo que ella comodamente entra a su departamento y le pregunta si es casado. Adolfo le asegura no estar casado. En ella nace una ilusión.

Carmen se siente muy preocupada por Rafael y se lo hace saber a Octavio, quien cree que su cuñado se encuentra bien. Carmen cree que si Rafael no se hubiera encaprichado con Paulina, sus vidas serían distintas.

Celeste sale con Adolfo por la noche a uno de los lugares mas exclusivos del puerto. Son vistos por Cristal, la cuál se lo informa de inmediato a Mauricio.

Eduardo le jura a Fabián que luchará por el amor de Celeste pues ella no puede ser para un hombre mayor.

Brisa ha bebido y desea salir. Brisa le pide que se quede en casa pero la insolente muchacha le recuerda ue no es mas que una sirvienta por lo que no debe darle ordenes. Brisa se va y busca a Eduardo, a quien encuentra con Karina y Fabián. Brisa le pide a Eduardo que se de prisa y la acompañe a la discoteca. Karina le pregunta a su prima porqué siempre se interesa en todo lo que tiene que ver con su hermana Celeste. Brisa calla y no contesta.

Mauricio aparece ante Celeste y le prohibe que se enrede con Adolfo. Esta vez celeste estalla y le exige a Mauricio que la deje en paz Mauricio insiste por lo que Lorena se levanta de la mesa y lo abofetea. Mauricio le levanta el puño para corresponderle pero Adolfo intercede. Ambos hombres pelean violentamente.

Karina le cuenta a Fabricio que desde que eran pequeñas Brisa siempre envidió a Celeste y que esta vez estás egura de que ha puesto los ojos en Eduardo solo porque él está interesado en su hermana.

Cristal se burla de los golpes que Celeste y Adolfo le han puesto a Mauricio, mientras que él jura que Celeste se arrepentirá por haberlo despreciado.

Carmen y Octavio visitan la casa de Rafael. Felisa les asegura que sus patrones regresarán muy pronto pero muestra su preocupacion por Celeste y Brisa, las cuales casi no pasan tiempo en la casa. Carmen cree que debe hablar con sus sobrinas pero que antes le preguntará a Karina.

Eduardo y Brisa se besan y Karina los ve por lo que está segura de que su prima trae algo entre manos.

Adolfo y Celeste se besan y ella conoce el departamento de él, donde estan a punto de hacer el amor pero ella desiste, asegurando que sería su primera vez. Adolfo respeta sud ecisión y la lleva a casa, donde Celeste se encuentra cara a cara con Brisa, a la que le pregunta que ha hecho. Brisa le asegura que no tiene porqué darle explicaciones y se marcha,d ejandola sola.

Rafael y Paulina regresan a casa, causando emocion en sus hijas. Rafael y Paulina llenan de regalos a Celeste despertando la furia de Brisa, quiend e inmediato les dice frente a su hermana que Celeste está enredándose con un hombre mayor que ella, escapandose todas las noches y queese hombre podria incluso ser su padre. Celeste se impacta con la confesión de su hermana.

Adolfo ultima detalles en el restaurant que abrirá en la playa. Es sorprendido por Cristal, quien le pide que hablen. Cristal despotrica infamias contra Celeste y Adolfo le asegura estar muy bien enterado de la vida de Celeste, por lo que le pide que se marche y no vuelva más.

Paulina ha estallado al enterrase de que su hija puede ser la comidilla de todo el Puerto. Celeste le asegura a su mamá estar enamorada y que ese hombre la está ayudando a superar la frustración que Mauricio le causó. Brisa por su parte disfruta de haber metido a su hermana en problemas.

En el hotel, Karina le pregunta a Eduardo porqué se estaba besando con Brisa. El confiesa que por estupido pues a la que ama es a Celeste.

Mauricio se enfurece en cuanto Cristal le asegura que Adolfo se ha convertido en el nuevo juguete de Lorena Lombardo.

Brisa sufre un fuerte desmayo y un doctor la revisa. Paulina se impacta al enterarse de que su hija está embarazada.

Celeste y Adolfo se reunen en el yate nuevamente. Allí Celeste le confiesa que desea ser su mujer. Ambos hacen el amor.

Brisa confiesa que el hijo que espera es de Mauricio por lo que piensa casarse con él aunque a nadie le parezca por lo que lo busca para confesarle que ambos serán padres, llena de ilusión. Mauricio echa a Brisa de su casa asegurándole que no quiere tener nada que ver con ella y le aconseja que aborte al bastardo que espera pues el no está seguro de ser el padre pues seguramente ella se ha revolcado con todo el puerto. Brisa llora amargamente, llena de dolor.

Felisa atiende a Rafael, quien le pregunta si ella conoce todo el pasado de Paulina. Felisa no dice una sola palabra y busca a Paulina para contarle que Rafael desea saber. Paulina le prohibe que abra la boca.

Eduardo se encuentra con Adolfo, al que le pide que se olvide de Celeste, a la cuál hará sufrir. Adolfo le pide al muchacho que no interfiera y que, si está enamorado de Celeste y realmente desea verla feliz entonces la deje libre para encontrar la felicidad a su modo.

Carmen visita a su hermano Rafael y lo pone al tanto del éxito que es el hotel. Paulina aprovecha la felicidad de los dos hermanos para amargarles el momento confesándoles que Brisa está embarazada y que el hijo que espera es de Mauricio Del Val.

Patricio y Marina invitan a cenar a Fabián, quien acude a su casa, donde se da cuenta de que Marina es muy atractiva y que a demás es una mujer muy hogareña. Se siente ataraído hacia ella, olvidándose por momentos de su amor hacia Karina.

Lorena regresa a casa y es detenida por Paulina, quien le dice que Brisa está esperando un hijo de Mauricio. Brisa aparece en ese momento y, llena de llanto y amargura les cuenta que buscó a Mauricio y la manera en la que él la hechó y himilló. Enfurecida, Celeste sale de casa en busca de Mauricio, al que abofetea y le exige que se case con Brisa. Mauricio se niega asegurando que Brisa se lo buscó todo por comportarse como una mujerzuela. Celeste lo vuelve a abofetear y esta vez el le responde que está harto por lo que la toma por la fuerza y trata de abusar de ella, aunque Celeste se resiste y hace fuerzas para escapar de él. Mauricio le jura que la hará suya aunque se resista pero Celeste, inteligente, lo golpea fuertemente con una lampara y sale del lugar jurándole que se arrepentirá.

Brisa se siente destruida y acusa a Celeste de lo que le pasa.

Eduardo le dice a Karina que Adolfo no es el hombre que deba casarse con Celeste. Karina le recuerda a Eduardo que Celeste es miembro de la familia más poderosa de Puerto Celeste y que él, con su sueldo de empleado de hotel, jamás le podrá ofrecer lo que le ofrece Adolfo.

Celeste llega furiosa a casa y le cuenta a Paulina lo que Mauricio trató de hacerle. Brisa la interrumpe y le confiesa que ella no le cree y que esta segura de que se le fue a ofrecer a Mauricio como una mujerzuela solo para hacerle daño a ella. Celeste cachetea a su hermana, asegurándole que quizás Mauricio tenga razón: Brisa se buscó todo lo que ahora le sucede. Brisa ahce berrinches y Paulina le asegura que si no s etranquiliza y sigue causando problemas, entonces la enviará al extranjero, pues ellas son la máxima imagen de la sociedad de Puerto Celeste y no está dispuesta a manchar la imagen de los Lombardo solo por las bajas pasiones de sus hijas.

Adolfo recibe una llamada importante que lo sorprende por lo que sale del puerto hacia otra ciudad, sin decirle nada a nadie.
Eduardo ha descuidado su trabajo por lo que Octavio le asegura que si no pone mas empeño tendrá que despedirlo.

Fabricio habla con Karina y le dice que quizás ella tenia razón y deban darse un tiempo. Karina no acepta las falsas justificaciones de Fabricio, quien está confundido y se siente atraido hacia Marina. Se lo cuenta a Eduardo, quien no puede creer que su amigo se esté enamorando de una mujer mayor.

Cristal se sorprende cuando Mauricio le dice que Brisa espera un hijo suyo, por lo que la amlvada mujer jura que ese niño jamás nacerá.

Rafael no puede soportar que Mauricio se haya burlado de sus dos hijas por lo que considera tomar medidas demasiado extremas.

Celeste, llena de angustia, busca a Adolfo pero no lo encuentra por lo que no se explica que le pudo haber pasado.

Paulina vuelve a ver la foto del hombre al que mas ha amado y acude al mar, al que le suplica que se lo regrese sin importar las circunstancias en las que sean.

Adolfo llega a la Capital y se encuentra con Débora, quien le dice que deben arreglar su situación marital, por lo que ambos deben divorciarse. Débora se niega, segura de que Adolfo tiene otra mujer.

Mauricio se entera que Adolfo ha abandonado Puerto Celeste y le ordena a Cristal que investigue en donde está y porqué.

Rafael presenta una demanda de corrupción de menores contra Mauricio Del Val.

Cristal investiga todo sobre Adolfo Rossano y descubre que es un hombre casado. Se lo hace saber de inmediato a Mauricio.

Eduardo vuelve a insistir con Celeste pero ella lo rechaza una vez más.

Mauricio es detenido por agentes judiciales que le dicen que está en graves aprietos.

Cristal le asegura a Celeste que Adolfo es un hombre casado y que por esa razón salió de emergencia a la Capital. Celeste se desahoga con Eduardo, quién le pide que olvide a Adolfo.

Paulina se atormenta con el recuerdo del hombre de su pasado. Se desahoga con Felisa, quien le suplica que se olvide de aquél hombre que una vez la abandonó en el altar. Paulina asegura, llena de amargura, con llanto, que a pesar de lo que le hizo, ella jamás dejará de amar a ¡Rodolfo Rossano! ¡El amor de su vida!

Marina es seducida por los encantos de Fabián, quien se atreve a besarla. Ella le corresponde y ambos son descubiertos por Karina, quien busca a Celeste para contarle lo sucedido. Celeste asegura que a ella Adolfo la ha engañado también y que ha decidido darle una oportunidad a Eduardo. Son sorprendidas por Adolfo, quien le pide a Celeste que hablen pero ella se niega pidiendole que no se vean nuevamente. Adolfo no entiende que le sucede a su amada pero Cristal con intrigas se lo hace saber.

DICIEMBRE 2006. Brisa enfrenta a Mauricio en los tribunales asegurando que ella abusó de él a pesar de que el muchacho lo niega todo pero la intención de Brisa es que Mauricio sea encarcelado. Mauricio le asegura a Brisa que si ella y su familia se siguen metiendo con él, lo lamentarán.

Celeste anda en la alberca de su mansion en compañía de Karina. Ambas etsan dolidas pero confían en que pronto encontrarán la verdadera felicidad. Adolfo busca a Celeste alli mismo y se sorprende al verse cara a cara con paulina, después de tantos años. Adolfo se sorprende aún más al saber que Paulina es la madre de Celeste, quien los descubre hablando. Celeste les pregunta si se conocen y Paulina lo niega, prohibiéndole a su hija que se vuelva a ver con ese hombre.

Marina y Fabián tienen sexo y ella considera que el amor ha vuelto a su vida.

Eduardo sueña con Celeste y está feliz por el rompimiento entre ella y Adolfo pues tendrá la oportunidad de enamorarla.

Mauricio sale de los juzgados, pagando una fianza y le asegura a Brisa que se arrepentirá de lo que le han hecho. Mauricio envía a celeste a atropellar a Brisa, la cuál es llevada de emergencia a un hospital.

Adolfo está confundido, sin creer que Celeste sea hija de Paulina. Considera que debe aclarar muchas cosas.

Débora llega a la isla para buscar a su esposo y encontrar a la amante de éste.

Karina se desahoga con Carmen, su amdre, a la que le cuenta sobre la relacion de Fabián con Marina. Carmen consuela a su hija.

Patricio le aconseja a Marina, su amdre, que no se encariñe demasiado con Fabián, el cuál e sjoven y podría herirla.

Celeste aparece ante Adolfo para pedirle que no la vuelva a buscar. Adolfo se lo promete pero le pide una explicación. Celeste le asegura que si él no se aleja de ella, la hará sufrir, pues no quiere convertirse en su amante. Adolfo le asegura a Celeste que él está procesando su ivorcio y que por eso dejó la Capital.

Octavio y Carmen se sorprenden cuando karina les informa que Brisa está en el hospital, por lo que acuden de inmediato, donde se encuentran con Paulina y Rafael, los cuales temen por la salud de su hija. Paulina está nerviosa, teme a que Celeste esté con Adolfo, pero Felisa le informa lo ocurrido y Celeste va al hospital, donde es recibida por una cachetada de Paulina, quien le prohíbe que se vea con Adolfo Rossano.

Débora se topa con Cristal, quien rápidamente descubre quién es y la lleva al departamento de Adolfo, quién se sorprende al ver a Débora, quien asegura que ha regresado para no irse jamás.

Patricio le pide a Fabián que no hiera los sentimientos de Marina, quien le pide a Fabián que se case con ella. El joven se confunde pues no cree estar listo para eso.

Octavio le dice a Eduardo lo sucedido a Brisa. Eduardo acude al hospital y alli consuela a Celeste. Ambos se besan y deciden ser novios.

El Dr. Bulas les dice a Rafael y Paulina que Brisa ha perdido el hijo que estaba esperando. Celeste culpa a Mauricio y se desagoga en los brazos de Eduardo. Paulina solamente la observa y se acerca a ella apra exigirle que se comporte. Celeste presenta a Eduardo como su novio.

Adolfo le pide a Débora que regrese a la Capital pero ella está dispuesta a recuperarlo y lo amenaza pues segura está de tener las de ganar.

Brisa no peude soportar la pérdida de su hijo pues era el que la únía a Mauricio, al cuál sigue amando a pesar de todo. Está confundida y no sabe si culparse a sí misma o culpar a Celeste.

Eduardo y Celeste caminan por la playa y ella llora por todas las desgracias ocurridas por culpa de Mauricio. Eduardo la abraza fuertemente y los dos se besan, siendo descubiertos por Mauricio, quién está acompañado de Cristal, la cuál le dice al malvado hombre que Débora, la esposa de Adolfo, les servirá de mucho.

Rafael habla con Carmen, su hermana, a la que le dice que se siente mal a pesar de su operación y que teme morir. Carmen llora y le pide que sea fuerte pues no puede desamparar a Brisa y Celeste.

Paulina aparece ante Adolfo, al que le dice que no lo ha podido dejar de amar por lo que le suplica que se olvide de Celeste y vuelva a sentir con ella la yama de amor que quedó sin apagarse en el apsado. Adolfo la rechaza y le jura en el nombre de Dios etsar perdidamente enamorado de Celeste.

Celeste se ducha y recuerda los besos de Adolfo, Mauricio y Eduardo, saciándose de recuerdos. Su telefono suena. Es Cristal, quien le dice que la esposa de Adolfo ha llegado para quedarse.

Al llegar a casa, paulina le asegura a Felisa que la felicidad ha vuelto nuevamente a su vida y que desea divorciarse de Rafael.

Rafael interrumpe la conversación y le pide a Paulina que le explique para qué quiere divorciarse pero ella segura no haber querido decir eso, evadiendo la conversación.

Eduardo visita el restaurante de Adolfo, encontrándose con él y diciéndole que él y Celeste han decidido darse una oportunidad. Adolfo se siente sumamente celoso.

Rafael interrumpe la conversación y le pide a Paulina que le explique para qué quiere divorciarse pero ella segura no haber querido decir eso, evadiendo la conversación.

Eduardo visita el restaurante de Adolfo, encontrándose con él y diciéndole que él y Celeste han decidido darse una oportunidad. Adolfo se siente sumamente celoso.

La familia De La Vega cena y Paulina aprovecha para felicitar a Celeste por su relación con Eduardo, pidiéndole que lo invite a la mansión para conocerlo mejor. Rafael no cree en la bondad de las palabras de Paulina y sospecha que trama algo.

Marina y Débora se hacen amigas y brindan en el departamento de ésta, en compañía de Patricio. Marina y Patricio se sorprenden cuando Débora confiesa ser la esposa de Adolfo.

En la calle, Mauricio sorprende a Eduardo y se burla de él por ser pobre y ser el juguete de Cristal. Eduardo golpea a Mauricio exigiéndole que no se vuelva a meter con él.

Fabián se encuentra en la playa con Karina a la que le dice que aún está enamorado de ella y que lo mejor es que regresen. Karina se aleja de él sin dirigirle la palabra. Se va a su casa y alli se encuentra con Celeste quien le asegura temer a enamorarse de Eduardo como ama a Adolfo.

Paulina visita tempranamente el departamento de Adolfo y se sorprende al encontrar alli a Débora, quien se alegra de verla después de tantos años. Débora le cuenta a Paulina que Adolfo es muy feliz a su lado pero Paulina le recuerda que si Adolfo fuera feliz no andaría tras otra mujer. Débora le confiesa a Paulina que pronto dará con la otra mujer de Adolfo y la destruirá sin piedad. Paulina, llena de maldad le hace saber que si llega a tocar a una de sus hijas, lo lamentará.

Mauricio se repone de la golpiza de Eduardo. Cristal lo cura y Mauricio le asegura que si ella no lo ayuda a deshacerse de Eduardo entonces lo lamentará. La bes a continuación y ambos fornican salvajemente.

Celeste y Eduardo se divierten en la alberca de la mansión. Brisa los observa desde lejos y se imagina como sería su vida al aldo de un hombre como Eduardo, quien ebsa a Celeste y ella le confiesa estar confundida pues no sabe si aún ama a Adolfo.

Patricio se encuentra con Karina, a la que invita a la playa. Ella acepta y decide ser cortejada pues quiere demostrarle a Fabricio que puede andar con quien le plazca.

Adolfo y Paulina se encuentran y ella lo abofetea asegurándole que se casó con la peor mujer de la tierra.

Celeste descubre que el hombre al que su madre ha amado siempre se llama Adolfo por lo que le exige a Paulina que le hable de él pero Paulina se niega a decir una sola palabra. Rafael le dice a Celeste que Adolfo fue amante de Paulina durante muchos años pero que nadie sabe de su paradero en la actualidad.

Brisa considera buscar a Mauricio segura de que él le tiene que corresponder.

Cristal le propone a Débora que hagan de la vida de Celeste y Adolfo un martirio, pues solo asi ellos permanecerán separados.

Patricio les informa a Fabián y Marina que ya es novio de Karina y que la ama profundamente.

Paulina discute con Rafael, al que le declara la guerra por haberle confesado a Celeste su pasado. Rafael no desea discutir pero paulina le hace saber que Adolfo se encuentra en la isala y ella está dispuesta a reconquistarlo. Rafael se soeprende mucho.

Marina nota a Fabián molesto por lo que cree que él aún ama a Karina. Le compra un coche y le pide que se casen pero él no le contetsa nada. Después de unos minutos él decide hacerla su esposa.

Celeste le cuenta a Eduardo que Paulina tuvo amores con un Adolfo y que teme a que sea Adolfo Rossano.

Mauricio le dice a Cristal que deben provocar que Celeste se desilusione de Eduardo.

Débora visita la mansión De la Vega y se presenta ante Celeste, a la que le dice que es la legítima esposa de Adolfo. Celeste la corre pero Débora no se marcha,s egura de que debe escucharla, por lo que despotrica cosas conrta Adolfo que Celeste no cree.

Paulina le pide a Brisa que vea la vida con optimismo pero Brisa asegura que eso no puede ser posible desde que Celeste le arrebató el amor de Mauricio.

Karina no deja de pensar en Fabián y le dice a Carmen que no e sjusto jugar con los sentimientos de Patricio, sin embargo quizás con el tiempo lo llegue a amar.

Adolfo le exige a Débora que firme el acta de divorcio y ella lo hace segura de que Celeste no querrá nada con él despues de lo que le ha contado. Debora recibe fuertes bofetadas de Celeste cuando le confiesa que se ha divorciado.

Paulina le exige a Celeste que deje de pensar en Adolfo, el cuál no le conviene. Brisa interrumpe asegurando que Celeste siempre hará lo que haga sufrir a los demás. Celeste le pide a Brisa que no hable así y Brisa estalla culpándola de sus sufrimientos por lo que Celeste sale de la mansión.

Mauricio habla con su prima Virginia, a quien le pide que lo visite pues le servirá de gran ayuda.

Celeste contempla la playa y es interrumpida por Adolfo, quien le muestra el acta de divorcio y la abraza y la besa, feliz, asegurándole que ahora no hay nada que pueda separarlos. Celeste lamente tener que decirle a Adolfo que se casará con Eduardo

Adolfo se aferra a Celeste y le prohíbe que se case con Eduardo pues no lo ama. Eduardo aparece en ese momento y le exige a Adolfo que suelte a su prometida pero Adolfo asegura que Celeste lo ama a él. Eduardo le pregunta a Celeste si eso es verdad y ella, desesperada, se hecha a correr por la playa, huyendo hasta llegar a casa y llorar, segura haber dejado de amar a Adolfo.

Paulina decide que recuperará a Adolfo aunque tenga que pasar por encima de su propia hija, Celeste.

Rafael le confiesa a Octavio lo desgraciado que es al lado de Paulina, la cuál después d emuchos años no consigue olvidarse de Adolfo Rossano.

Mauricio le asegura a Cristal que Virginia les será de gran ayuda para decepcionar a Celeste completamente.

Débora renta un cuarto en Puerto Aventura. Agripina y Cleo, los porteros, le dan la bienvenida. Allí débora les cuenta que su marido la ha abandonado pero que ella se encargará de hacerle pagar el daño que le ha causado.

Eduardo busca a Celeste y le pide que hablen, ella se niega a habalr de Adolfo y le asegura a Eduardo que se casará con él.

Rafael se reencuentra con Adolfo despues de muchos años. Ambos hablan y Adolfo le asegura que lo que sucedió con Paulina hace años ha quedado en el olvido.

Felisa le aconseja a Celeste que olvide a Adolfo, el cuál es un hombre imposible para ella. Celeste le pide a Felisa que le diga porqué pero el ama de llaves calla.

Virginia llega a Puerto Aventura y Mauricio le asegura que le tiene un trabajo que, si cumple a la perfección, le hará ganar mucho dinero.

Adolfo le pide a Karina que hable con Celeste, la cuál debe aceptarlo nuevamente.

Marina le dice a Patricio que se casará con Fabián, quien no deja de atormentarse con el recuerdo de Karina, la cuál ahora ama a Patricio.

ENERO 2007. Mauricio y Cristal acuden al hotel donde trabaja Eduardo, acompañados por Virginia, quien al ver a Eduardo queda enganchada a él. Eduardo también se sorprende al verla. Virginia se le acerca y le pide que cene con ella en ese momento.

Celeste está segura de que se casará con Eduardo aunque su corazón le pertenezca a Adolfo. Karina aparece y le dice que Adofo en verdad se ha divorciado y la sigue amando pero Celeste no desea destruir el corazón de Eduardo por lo que se sacrificará por él. Karina confiesa que a ella le sucede lo mismo, pues aunque es feliz con Patricio no ha podido olvidar a Fabián.

Cristal visita a Débora en la pensión y le exige que hagan algo para que Adolfo no trate de reconquistar a Celeste.

Brisa visita la playa, donde se da un chapuzón. Allí se encuentra con Mauricio, quien solo se burla de ella y su pobre destino. Brisa sale huyendo de él.

Eduardo está deslumbrado por Virginia y ella lo invita a salir. El muchacho acepta y Virginia le asegura a Mauricio que todo está arreglado y que muy en el fondo Eduardo le ha comenzado a interesar por lo que hará que termine con Celeste.

Adolfo busca a Celeste y se topa con Paulina, quien le asegura que jamás podrá ser feliz con su hija. Adolfo le pregunta a la malvada mujer qué es lo que se trae entre manos pero Paulina calla y le asegura que él tendrá que amarla a ella nuevamente. Paulina también le prohibe a su hija que se vea con Adolfo por su propio bien.

Brisa cree que debe hacer algo para que Mauricio no la haga sufrir más y también algo para que Celeste pague por su dolor.

Mauricio le pide a Cristal que se aleje de él por un tiempo pues ya no le es útil. Cristal jura que si Mauricio trata de verle la cara de tonta, lo lamentará.

Virginia y Eduardo cenan en un lujoso restaurant. Donde ella lo erotiza con sus actos, para después pedirle que la invite a su departamento. Eduardo se niega, seguro de su amor por Celeste.

Celeste y Paulina discuten debido a Adolfo. Celeste le asegura a su madre que todo le da a entender que ella, Paulina, está enamorada de ese hombre. Paulina la cachetea y es interrumpida por Rafael, al que Paulina le asegura que Celeste se ha convertido en una insolente. Rafael defiende a su hija.

Cristal y Debora hablan de Mauricio y lo perverso que es. Débora le aconseja a su amiga que se ande alerta y con cuidado. Agripina y Cleo los escuchan tras la puerta.

Virginia está dispuesta a seducir a Eduardo, pues se siente demasiado atraída a él.

Adolfo no deja de pensar en Celeste y jura que la reconquistará, así como Celeste piensa en él y llora por amarlo y estar comprometida con Eduardo.

Marina habla con Adolfo de lo feliz que se siente debido a su boda. Adolfo le aconseja que piense muy bien lo que ahrá pues Fabián no tiene nada mas que un cuerpo candente que con los años quizás se acabará... a demás de pensar aún en Karina.

Cristal se topa en la playa con Virginia y Mauricio, a quien le pide que no la aparte de su aldo. Virginia le pide a Cristal que deje de comportarse como la amante rogona, cuando en el fondo no es anda mas que una empleada de quinta. El odio despierta en Cristal.

Celeste le pide a Eduardo que le de tiempo de pensar las cosas pues está muy confundida. Eduardo le suplica que no lo deje. Ambos son sorprendidos por Virginia, quién mira a Celeste con desprecio e insignificancia.

Paulina se presenta en casa de Adolfo y se le desnuda, asegurando que está dispuesta a entregarse a él nuevamente. Adolfo la corre de su casa, por lo que Paulina sufre por el rechazo, asegurando que se vengará por su desprecio.

Cristal le dice a Mauricio que no está dispuesta a soportar las groserías de Virginia. Mauricio la corre de su casa,a segurándole que ya no la necesita. Ella jura venganza.

Agripina descubre en el cuarto de Débora una fuerte suma de dinero en un portafolios, por lo que considera que Débora no es buena y que algo trae entre manos.

Octavio le aconseja a Rafael que, si ya no hay más amor, se divorcie de Paulina.

Marina y Fabián se casan en la costa, siendo felicitados por sus invitados.

Karina se siente triste por la boda de Fabián. Carmen la consuela y le pide que sea feliz y se olvide de lo sucedido con ese muchacho.

Cristal le pide a Débora que la ayude a eliminar a Lorena y Virginia.

Adolfo se encuentra con Celeste y le pdie que se olvide de Eduardo y ambos huyan juntos. Celeste se niega asegurandole que su amor es un amor prohibido.

Rafael le anuncia a Paulina que se divorciarán y que Celeste y Brisa deben saber las razones. Paulina le dice a Rafael que Celeste y Adolfo son algo más que amigos. Ambos discuten y son escuchados por Brisa, quien considera que sus padres se divorciarán por culpa de Celeste y les pide a sus apdres que le digan quien es realmente Adolfo, pero ni Paulina ni Rafael están dispuestos a hablar.

Eduardo ve a Adolfo alejarse de Celeste y lo alcanza para exigirle que la deje en paz pues podría ser su hija. Eduardo habla con Celeste y le pide que se olvide definitivamente de Adolfo. Eduardo se muestra exageradamente celoso y posesivo.

Patricio cree que Karina y Fabián se siguen amando por lo que teme por Marina, la cuál está ilusionada con su ahora esposo, quien no deja de pensar y desear a Karina.

Brisa cree que debe llevar a cabo su venganza contra Celeste y Mauricio.

Débora le entrega a Cristal un arma de fuego y ésta cree que le será útil en su venganza.

Celeste sale a caminar a la alberca y allí se encuentra con Adolfo, quien le asegura estar completamente enamorado de ella y le jura que la esperará para toda la vida si es preciso. Ambos se besan y hacen el amor en la alberca siendo sorprendidos por Brisa, quien sonríe perversamente al espiarlos.

Paulina no deja de pensar en Adolfo. No le importa divorciarse de Rafael, solo quiere recuperar el amor del hombre al que siempre ha amado.

Fabricio habla por telefono con Karina,a la que le dice que todavía la ama. Es escuchado por Marina, quien sufre por no ser correspondida por su mardio. Ambos se acuestan a dormir y al dormirse él profundamente ella se encierra en el baño a llorar.

Celeste desayuna y se muestra contenta. Felisa la abraza contagiada de felicidad. Paulina aparece y le asegura que se divorciará de Rafael, quien asegura que así será y que es lo mejor, pues Paulina sigue obsesionada con un hombre del pasado. Celeste se sorprende cuando escucha que ¡su madre está enamorada de Adolfo Rossano! Celeste pide una explicación y Paulina declara que es verdad, que está loca por Adolfo y que luchará por conquistarlo aunque tenga que convertirse en la peor enemiga de su propia hija ¡la cual no puede amar a Adolfo!

Adolfo escucha que llaman a su puerta. Al abrirla se lleva una gran sorpresa: es Brisa, quién le exige que se aleje de Celeste o todo Puerto Aventura se enterará de que la distinguida Celeste Lombardo se ha entregado a un hombre que pudiera ser su padre. Adolfo corre a Brisa de su departamento y le asegura que él no se prestará sus sucios juegos. Brisa le asegura que se arrepentirá.

Virginia solo sueña con poseer el amor de Eduardo, aunque vaya contra Mauricio.

En la tina del baño, Fabricio descubre que Marina se ha cortado las venas y que está muerta.

Confundida, Celeste camina por la playa y se encuentra con Virginia, quien le asegura que debe decirle algo importante acerca de Eduardo, quien la ha buscado y la ha hecho suya. Celeste ignora las palabras de Virginia y la abandona en la playa.

Karina se atemoriza cuando Carmen le dice que Marina Ríos se ha suicidado.

Patricio culpa a Fabián por la muerte de su madre. Fabián asegura que él no tiene nada que ver. Eduardo consuela a su amigo, el cuál está perturbado.

Brisa se topa con Cristal, quiens e burla de ella. Brisa estalla y se avalanza contra Cristal, golpeandola vilmente. Cristal llora y le jura que se arrepentirá mas Brisa asegura no tenerle el más mínimo miedo.

Agripina y Cleo están dispuestos a averigual qué es lo que Débora se tare entre manos pues la notan sospechosa.

Mauricio se presenta ante Rafael, al que le asegura saber un grans ecreto acerca de Paulina que le conviene saber. Rafael le exige que se marche de su casa. Mauricio asegura saber una verdad que andie sabe. Rafael lo amenaza de muerte.

Celeste acude al funeral de Marina y alli le exige a Eduardo que le diga qué tiene que ver con Virginia. Los dos se topan con Adolfo, cosa que incomoda a Eduardo, quien nota algo raro al darse cuenta que Celeste y Adolfo no dejan de mirarse.

El Dr. Bulas le dice a Rafael que está prpenso a sufrir un infarto, por lo que debe cuidarse.

Virginia estás egura de que la relacion entre Eduardo y Celeste se terminará.

Eduardo, lleno de celos, le prohibe a Celeste que vuelva siquiera a mirar a Adolfo.

Adolfo considera que debe alertar a Celeste sobre la maldad de Brisa.

Eduardo se queja con Virginia por la actitud de Celeste. Virginia aprovecha para seducirlo y llevárselo a la cama, donde ambos arden en pasión singular y desmedida. Mauricio llama a Lorena para informarle lo que está sucediendo y ella acude al lugar, descubriéndolos, por lo que acude a Adolfo, al cual se aferra. Ambos se besan y Adolfo le pide que huyan juntos.

Brisa le pide a Paulina quien es Adolfo, asegurandole que parece ser el padre de Celeste. Paulina ríe malévolamente y despues se suelta a llorar, asegurando que Celeste y Adolfo deben saber la verdad y que no pueden estar juntos.

Mauricio se encuentra con Cristal, de la cual se burla. Cristal asegura no ser igual a las demás y que ella si tiene agallas. Mauricio la sujeta violentamente y le asegura que si intenta algo contra él, lo lamentará.

Karina y Fabián se encuentran para hablar. Son sorprendidos por Patricio, quien les asegura que regresará al extranjero pues ya no tiene nada que hacer en Puerto Aventura.

Agripina descubre que Débora estuvo presa hace mucho tiempo, mas no sabe porqué. Débora la descubre husmeando entre sus cosas por lo que teme a que la mujer le dificulte su venganza contra Adolfo.

Paulina acude a Mauricio, al que le pide que aparte a Celeste de Adolfo. Mauricio se abalanza contra ella y la besa, recordándole los dias en que fueron amantes a pesar de que él estaba comprometido con Celeste. Paulina arde en pasión y se entrega nuevamente a Mauricio, teniendo a Adolfo en el pensamiento. Mauricio le exige a Paulina dinero a cambio de su silencio, pues desea hablar sobre sus amoríos.

Brisa, con engañifas, le hace creer a Celeste que es buena y le pdie que esten unidas y sean las mejores amigas. Celeste abarza a su hermana y le confiesa cuanto la quiere.

Eduardo se siente mal por la tarición a Celeste. Virginia le propone que la olvide y se quede con ella. Eduardo no acepta.

Tras la partida de Patricio, Karina y Fabián vuelven a ser novios. Carmen los felicita.

Paulina descubre a Celeste y Adolfo juntos y les prohibe que esten juntos. Celeste se revela contra su amdre asegurándole que se irá lejos con Adolfo. Paulina se lo prohibe y le asegura que ella no puede amar a Adolfo porque ¡Adolfo Rossano es su verdadero padre! Celeste no lo puede creer y Adolfo jura que eso no es cierto pero Paulina insiste en que Celeste es el fruto del romance que hace años ella y Adolfo tuvieron.

Felisa le dice a Brisa que Paulina siempre fue descarriada en su juventud pero que extrañamente ahora se da aires de puritana. Paulina le cuenta a Brisa lo que sucede y Brisa se alegra por el nuevo sufrimiento de Celeste.

Ni Celeste ni Adolfo pueden aceptar lo que Paulina ha confesado. Celeste se encierra en su habitación y Adolfo acude a la puesta de sol, llorando, sguro de que Paulina miente.

Karina les asegura a sus apdres que trabajará en el hotel y que retomará sus estudios.

Eduardo sigue pensando en Celeste. Virginia lo consueña y vuelven a hacer el amor.

Celeste le pide a Rafael que le diga si Adolfo es su verdadero padre. Rafael llora amargamente y jura que no está seguro, pero que tal vez sea verdad.

Adolfo recibe la visita de Débora, quien le exige dinero para irse definitivamente.

Paulina piensa en las amenazas de Mauricio por lo que sale de casa a escondidas. Brisa lo hace de igual manera.

Cristal se atormenta por eld esprecio de Mauricio. Sale de casa, desesperada.

Rafael no encuentra a Paulina por ningun lado y escucha un mensaje que Mauricio le ha dejado por lo que sale enfurecido de casa.

Celeste sufre demasiado pues ama a Adolfo por sobre todas las cosas y si él es su apdre,e ntonces ¡ha cometido incesto! Adolfo siente lo mismo. Ambos salen de casa y se encuentran en la playa, donde deciden hablar pero ahora como padre e hija. Adolfo le pide a Celeste que sean buenos amigos y ella tarte de encontrar un nuevo amor.

Mauricio es asesinado vilmente sin que el asesino pueda ser identificado.

Al enterarse de la muerte de Mauricio, Virginia solo culpa a Celeste y sufre por el fallecimiento de su primo.

Brisa y Paulina se sorprenden al leer en el periódico que Mauricio ha muerto y se lo dicen a Rafael, quien asegura que Mauricio se lo tenía merecido. Lo mismo opina Cristal cuando Débora se lo hace saber y, ante su reacción, Débora le pregunta a Cristal si ella tuvo algo que ver. Cristal asegura ser inocente. Agripina y Cleo las escuchan hablar.

Rafael le pide a Paulina que hablen, asegurandole saber de sus amoríos con Mauricio. Ambos se hechan la culpa de haberlo matado.

Brisa se siente feliz por la muerte de Mauricio. Paulina más, pues así tiene el camino libre para reconquistar a Adolfo.

Virginia busca a Celeste y la culpa de la muerte de Mauricio, asegurándole que, por su culpa, Mauricio se hizo de muchos enemigos. Virginia asegura al teniente Casares que Cristal es la principal sospechosa de la muerte de Mauricio pues tenían negocios sucios y él la echó de su lado.

Paulina busca a Adolfo, al que le dice que ahora que se sabe la verdad ambos pueden rehacer sus vidas. Adolfo la toma de los brazos con violencia y jura estar seguro de que ella miente. Paulina le asegura a Adolfo seguir amándolo. Él le confiesa sentir sólo desprecio.

Eduardo le pide a Celeste que hablen pero ella noquiere saber nada de él.

Cristal es detenida como principal sospechosa de la muerte de Mauricio. Ella se declara inocente.

Brisa se muestra perversa ante Celeste, a la que le asegura alegrarse por lo que le sucede. Celeste asegura no despreciar a Brisa, si no sentir lastima por ella, porque a pesar de ser tan joven está frustrada como mujer, y se ha vuelto porquería como ser humano. Brisa estalla en ira ante las palabras de su hermana.

Cristal se siente acorralada por lo que decide irse de Puerto Aventura.

FEBRERO 2007. Eduardo se siente confundido y Virginia triste por la muerte de Mauricio. Ambos se consuelan entregándose nuevamente.

Celeste llora amargamente pues a pesar de que es su padre, Adolfo es todo para ella y lo ama como hombre. Felisa sufre al verla tan destrozada.

Karina y Fabián creen que Paulina ha mentido sobre la paternidad de Adolfo. Carmen les asegura que si las cosas se agravan, ella intervendrá.

Felisa le suplica a Paulina que nos ea cruel y se apiade de su hija Celeste, confesando la verdad. Paulina le asegura a Felisa que, si abre la boca, lo lamentará, pues para Paulina su felicidad está por encima de todo, hasta por encima de Celeste y Adolfo.

Agripina y Cleo buscan a Adolfo y le aseguran que tienen algo muy importante que decirle sobre Débora. Adolfo se sorprende al saber que Débora estuvo presa y que huye de la justicia por lo que la busca y le exige una explicación. Débora jura que no ha hecho anda y promete vengarse de Agripina y Cleo.

Cristal trata de huir de Puerto Aventura pero es perseguida por una patrulla que la obliga a bajar del autobús que ha abordado. Es encerrada tras las rejas por la muerte de Mauricio.

Celeste le pide a su madre que el cuente como fue su relación con Adolfo. Paulina se niega a hacerlo y le pdie a su hija que no le rpegunte estupideces.

Brisa se topa con su tía Carmen y su prima Karina, a las que rechaza. Carmen le pregunta porqué ha cambiado tanto y Karina da la respuesta: Por envidiar todo lo que Celeste posee.

Casares se entera de que Débora Orduña se encuentra en Puerto Aventura.
Virginia está enamorada de Eduardo y teme a perderlo por el amor que él cree tenerle a Celeste, a quien Paulina le aconseja que vuelva al aldo de Eduardo.

Adolfo se soprende al ver que la policía ha ido a detener a Débora, quien asegura que, si sale de prisión, se vengará de él. En prisión, Débora se encuentra con Cristal y ambas se ponen de acuerdo para escapa

Celeste busca a Adolfo y con llanto lo abraza,aferrándose a él, negándose a aceptar que él sea su verdadero padre. Adolfo le confiesa sentir lo mismo que ella.

Virginia visita a Cristal en la cárcel y le confiesa alegrarse de verla ahí. Cristal jura que ella no asesinó a Mauricio pero que se arrepiente de ello

Casares sospecha que quizás Cristal no asesinó a Mauricio, si no alguien má

Rafael le pide a Brisa que vuelva a ser la misma de antes mas Brisa se niega asegurando que lo único que desea es vengarse de Celeste por todo lo que le ha quitado, incluyendo el amor de Maurici

Celeste visita el hotel de su padre y le asegura a Eduardo que desea volver con él. Ambos se besan y son sorprendidos por Virginia, quien le exige a Celeste que se aleje de Eduardo, pero él confiesa estar enamorado de Celeste por lo que se casará con ella. En silencio, Virginia asegura que los separará

Felisa sufre por no poderle confesar a Celeste que Adolfo no es su verdadero padre.

Brisa acude con el doctor Bulas, quien se sorprende al hacerle estudios por lo que les informa a Paulina y Rafael que lo que su hija sufre no es una terrible anemia, si no algo mucho más grave. Rafael y Paulina se estremecen al enterarse que Brisa está desahuciada. Paulina culpa a Rafael por todo y él le hace saber que si hay que buscar culpables, la única responsable de los sufrimientos de su familia es ella.

Cristal y Debora preparan su fuga, son descubiertas por Meche, otra reclusa, quien asegura que no se escaparan. Meche esta dispuesta a hablar por lo que Débora se va contra ella y la asfixia. Cristal se sorprende al ver que Débora es capaz de todo.

Virginia le suplica a Eduardo que se olvide de Celeste pero el muchacho está decidido a casarse con ella. Virginia le asegura que sufrirá si se casa con una mujer que no lo ama.

Débora es castigada dentro del reclusorio y le pide a Cristal que siga con los planes.

Celeste busca a Adolfo y le dice que se casará con Eduardo. Adolfo la abraza y le desea lo mejor.

Felisa le dice a Paulina que confesará la verdad pues ya no puede callar más. Paulina la amenaza de meurte. Brisa las escucha, escondida entre las puertas.

Rafael se desahoga con Carmen y Octavio, quienes le brindan todo su apoyo. Carmen le dice a Rafael que Celeste no puede ser hija de Adolfo Rossano, quien desapareció de la vida de Paulina mucho antes de que ella se embarazara.

Virginia decide fingir un embarazo para impedir que Eduardo se case con Celeste.

Brisa sufre un grave desmayo, asustando a Celeste. Rafael le confiesa que Brisa morirá muy pronto.

Casares descubre que Cristal es inocente de la muerte de Mauricio por lo que la deja en libertad. Cristal se siente arrepentida por haberse dejado llevar por el odio de Mauricio.

Felisa escucha ruidos en el jardin de la mansion por lo que sale a investigar. Es sorprendida violentamente por alguien que la hunde en la alberca, ahogándola.

Adolfo sufre en las playas de Puerto Aventura y Virginia le pide que hablen, pidiéndole que no dejen que Eduardo y Celeste se casen pues serán infelices juntos.

Por la mañana, Celeste busca a Felisa y se aterra al verla flotando en la alberca, muerta. Les informa a todos lo sucedido y Paulina llora amargamente por la perdida. Discretamente, Brisa le hace saber a su madre que ella sabe que su llanto es fingido, pues es la asesina de Felisa. Paulina se sorprende con la confesión de su hija, a la que pide que calle. Hablan en privado y Brisa confiesa saber que ella mató a Felisa para que callara que Adolfo no es el padre de Celeste. Paulina abofetea a su hija, quien la llama asesina.

Adolfo surfea en la playa y no deja de recordar los momentos vividos al lado de Celeste. Decide que investigará si Paulina está diciendo la verdad.

Rafael y Paulina firman su divorcio y ella exige quedarse con la mansión. Rafael lamente informarle que al divorciarse, por cometer adulterio se ha quedado sin nada.

Brisa se encuentra con Cristal y le pide que la ayude a destruir a Celeste a como de lugar. Cristal le asegura a Brisa que, si desea destruir a Celeste, lo haga sola, pues ella está harta de llevar a cabo los planes de todos.

Paulina busca a Adolfo y le asegura estar divorciada por lo que ambos deben casarse para darle un hogar a Celeste. Adolfo estalla ante la obsesion de Paulina y le advierte que si lo sigue acosando entonces él perderá los estribos. Paulina le asegura a Adolfo que si él no hace lo que ella le dice entonces Celeste pagará las consecuencias.

Virginia sorprende a Celeste y Eduardo, a quien le asegura estar esperando un hijo suyo. Celeste los deja hablando solos y sale en busca de Adolfo, al que descubre besándose con Paulina, a los cuales les aplaude por caer tan bajo. Paulina asegura a su hija haberse divorciado de Rafael, por lo que se casará con Adolfo, quien pide a Celeste que no caiga en la trampa de Paulina, pero Celeste se siente traicionada.

Brisa le dice al Doctor Bulas que Felisa no se ahogó en la alberca accidentalmente, si no que su muerte fue provocada por Paulina.

Rafael es visitado por Carmen y Octavio, a quienes les dice que el haberse divorciado le ha sentado bien, pues, al liberarse de Paulina, se liberó de muchas cosas.

Eduardo busca a Fabián y le cuenta el problema de embarazo en el que está metido, mientras que Virginia festeja en casa al haberse salido con la suya. El teléfono suena, es casares, quien le informa a Virginia que Cristal es inocente de lo ocurrido a Mauricio. Virginia se pregunta quien pudo matar a su primo y busca a Eduardo, al que le dice que deben casarse antes de que su hijo nazca. Ambos discuten y Virginia roda por las escaleras por lo que él llama a una ambulancia.

Paulina se siente feliz de que Celeste la haya visto besandose con Adolfo pues así será más fácil llevar a cabo sus perversos planes. Bulas la sorprende y le pide que hablen, confesándole lo que Brisa ha dicho. Paulina asegura que es una calumnia y que eso no es verdad. Al pensarlo seriamente Paulina teme a que Brisa esté perdiendo la razón y haya sido ella la que eliminó a Felisa.

En el hospital, Eduardo pregunta pro el estado de su hijo y el doctor le dice que Virginia no está embarazada, por lo que él le reclama a la mujer su mentira. Virginia asegura amarlo demasiado y temer a perderlo.

Adolfo busca a Celeste y le asegura que Paulina lo acosa. Celeste no le cree y entonces él le propone que, para evitar mas conflictos, ella se mude a vivir con él, como su hija. Tras pensarlo y celosa de Paulina, Celeste acepta.

Paulina cachetea a Brisa por culparla de algo que no hizo. Brisa asegura que es verdad lo que le dijo al doctor Bulas. Paulina la toma fuertemente de los brazos y la sacude, asegurandole que e smentira pero que de cualquier forma no le importan los inventos de una moribunda ¡Si! ¡Paulina, orgullosa, le confiesa a Brisa que está desauciada! Por lo que Brisa estalla en llanto asegurando que no desea morir... No antes de eliminar a Celeste.

Eduardo les cuenta a Karina y Fabián que la mentira de Virginia fue decubierta por lo que se casará con Celeste.

Adolfo le dice a Celeste que él jamás tuvo relaciones con Paulina despues de que ella se casó con Rafael por lo que él no peude ser su padre y que ha investigado demasiado, y Paulina se casó embarazada, pero ya estaba enredada con su esposo. Celeste teme a que la obsesión de su madre se haya convertido en locura. Ambos son sorprendidos por Paulina, quiens e aterra al velos juntos. Celeste le dice a su mamá que ahora vivirá con su verdadero padre.

Débora es acusada por haber asesinado a su amante hace mucho tiempo por lo que es condenada a 23 años en prisión.

Paulina no acepta que Celeste y Adolfo vivan juntos. Se llena de celos, de rabia, de desesperación. No sabe que hacer para separarlos.

Eduardo le dice a Celeste que Virginia mintió y que no espera ningun hijo. Celeste le informa a Adolfo que se casará con Eduardo en dos semanas, él promete que la entregará en el altar.

Rafael se siente solo. Paulina aparece ante él y le asegura que se quedará mucho más solo pues Celeste vive con su verdadero padre: Adolfo.

Brisa se siente muy mal. No soporta la idea de morirse sin vengarse de todo el mal que Celeste le ha hecho. Sufre una aparición de Felisa, quien la llama a irse con ella. Brisa le exige que se largue y la deje en paz.

Adolfo le exige a Paulina que compruebe que el es padre de Celeste. Paulina lo ignora y le asegura que si la sigue fastidiando lo lamentará.

Octavio le asegura a Carmen que Rafael se encuentra muy mal debido a su soledad.

Casares se entrevista con Rafael, al que le dice que Brisa y Paulina son sospechosas de la muerte de Mauricio debido a las declaraciones de Cristal.

Virginia aparece ante Cristal para matarla, pues ha confesado demasiadas cosas. Cristal logra detener a Virginia y le pide que no caiga en el mismo error de ella, de mancharse las manos por culpa del odio de Mauricio.

Adolfo se niega a que Celeste se case, pues no la puede ver como hija si no como mujer. Celeste le pide que deje que sea Rafael quien la entregue en el altar.

Paulina se siente feliz sabiendo que si Adolfo no será para ella, tampoco para Celeste, pues se casará con Eduardo.

Adolfo habla con Rafael, a quien le dice que si aman a Celeste hagan algo para impedir su infelicidad. Adolfo dice estar seguro de no ser el padre de Celeste. Rafael se niega a ayudarlo, asegurándole que él es el responsable de la destrucción de su familia.

Cristal pide a Celeste que hablen. Le pide perdón y le cuenta las fechorías de Mauricio. Celeste se impresiona al saber que Mauricio y Paulina fueron amantes, por lo que busca a su amdre y la cachetea asegurándole que se avergüenza de ser su hija. Paulina se alarma al saber que Celeste sabe de sus sucias relaciones con Mauricio.

Fabián le pide matrimonio a Karina y ella acepta.

Virginia tiene un nuevo as bajo la manga y asegura a Casares que Celeste tuvo demasiados motivos para asesinar a Mauricio.

10 SEMANAS DESPUES: El dia de la boda de Celeste y Eduardo llega. Todos los invitados esperan a la novia afuera de la iglesia pero Celeste es detenida afuera de su casa ¡vestida de novia! Pues debe testificar en ese momento. Testifica que ella es inocente de la muerte de Mauricio pues esa noche se encontraba haciendo otras cosas.

Eduardo espera nervioso en la iglesia y sospecha que Celeste no llegará a casarse con él, mientras que Virginia celebra en casa el impedimento que ha causado.

Paulina le asegura a Adolfo que los dos han perdido en la guerra y en el amor. Adolfo no hace caso de sus comentarios y asegura que comprobará que Celeste no es su hija. Paulina, burlonamente, asegura tener que lamentar decirle que Celeste se casará con otro.

Brisa, deprimida, decide levantarse de la cama solo para impedir la boda de Celeste, quien llega a la iglesia después de testificar y Rafael la conduce al altar. Eduardo y Celeste se casan y al salir de la iglesia son sorprendidos por Virginia, quien les apunta con una pistola asegurando que ellos no pueden ser felices. Virginia dispara y tanto Celeste como Eduardo caen al suelo. Son llevados de emergencia a un hospital.

Virginia es detenida por la policía y llevada a prisión, en donde se encuentra con Débora, a la cual le da mucho gusta verla. Virginia es maltratada por las reclusas, las cuales la golpean cruelmente ante su egocentrismo.

Brisa se siente feliz y espera que Celeste muera. De pronto ella se siente mal y también es internada en el hospital

Bulas les dice a Paulina y Rafael que Celeste necesita una transfusión de sangre. Rafael se da cuenta de que él y Celeste tienen el mismo tipo de sangre ¡por lo que ella sí es su hija! Rafael dona la sangre feliz para entonces reclamarle a Paulina su infame engaño. Paulina se hace la digna y abandona el hospital, asegurando que Adolfo no será para Celeste.

Brisa se siente sola en su cuarto de hospital asegurando que hasta en esos momentos Celeste le arrebata la atención de todos. Pide hablar con el teniente Casares, a quien confiesa que ella asesinó a Mauricio por su traición, por su burla; y a Felisa para que callara la verdad y no dejara a Celeste ser feliz. Casares la detiene en el mismo hospital, donde Paulina la visita para decirle cuanto la desprecia. Brisa le asegura a su madre que Mauricio fue todo para ella. Paulina la llama estúpida, pues amó a Mauricio cuando ese infeliz lo único que hizo fue jugar con las tres mujeres Lombardo. ¡Sí! ¡Paulina le confiesa a Brisa que ella y Mauricio fueron amantes todo el tiempo! Brisa sufre amargamente por la noticia y maldice a su madre, quien le asegura que es afortunada, pues morirá antes de que la puedan encerrar en una celda. Brisa llora por su terrible destino y por la burla de su madre, quien le asegura que la ayudará y decide cortarle el oxigeno. Brisa muere llena de odio y rencor hacia su madre y su hermana. La noticia entristece a Celeste y Rafael, quienes la entierran. Es en el entierro donde se encuentran con Paulina, quien asegura que lo mejor que Brisa pudo hacer fue morirse.

Eduardo se recupera y Fabián le dice que se ah descubierto que Adolfo no es el padre de Celeste. Eduardo llora amargamente.

Celeste se entera de la verdad. Es Rafael quien se la confiesa y le pide que luche por ser feliz contra viento y marea. Celeste abraza a su padre y llora.

Cristal busca trabajo en el hotel y Octavio decide darle una oportunidad. Allí la mujer le pide a Karina que sean buenas amigas.

Eduardo busca a Celeste y se despide de ella, pues ah decidido abandonar Puerto Aventura y buscar oportunidades en nuevos horizontes. Ambos se abrazan y Celeste confiesa quererlo como alguien especial. Ambos se despiden y lloran al tener que decirse adiós.

La mansión Lombardo es vendida y Rafael se muda a vivir al hotel con su hija.

Paulina se siente acabada, jura que Adolfo es suyo y que Celeste se lo ha robado. Sin querer y al caminar, huyendo de sus fantasmas, asegurando que matará a Celeste así como mató a Brisa. Corre por la carretera y es atropellada accidentalmente por lo que cae al vacío de un barranco, donde pierde la vida.

Celeste y Adolfo se encuentran en la playa, él vestido de blanco y ella de novia. Ambos se casan allí, sellando su amor con un fuerte beso de amor, deshaciéndose de todo peligro que les prohíba amar.





Fin